Preguntas y trabajos de calidad 2 parte. Episodio 17 Podcast

buenos acabados en manualidades

En el programa anterior estuvimos viendo un cuento, el del viejo Sergei y su muñeca Matrioska.

Y analizamos 2 puntos:

El 1º El modelaje.

En el cuento Matrioska, el viejo Sergei creó la muñeca de madera modelando a una niña.

Vimos que, si queremos que nuestros trabajos sean los mejores, debemos modelar a los mejores. O sea, si quieres hacer trabajos de calidad, tienes que modelar a scraperas que hagan trabajos de calidad.

¿Recuerdas cuál fue el 2º punto del que hablamos en el episodio anterior?

El 2º punto que analizamos tiene que ver con una cualidad, la empatía.

El viejo Sergei se puso en el lugar de su muñeca y sintió lastima por ella. Por eso le construyó una hija.

La empatía es una cualidad imprescindible para que tus proyectos sean de calidad.

Y logra que todas las partes ganen. Tanto el que vende un articulo como el que lo compra.

Hoy me gustaría comentarte el tercer y último punto que he extraído de este cuento:

3º Trabajar con herramientas y materiales de buena calidad.

Si quieres escuchar el programa en audio dale al “Play”.

Si de lo contrario prefieres leer el artículo aquí mismo lo tienes.

Una porción del cuento decía:

“El viejo Serguei había dedicado su vida a transformar la madera. Era carpintero. Fabricaba muebles, hermosos juguetes y hasta instrumentos musicales.

Cada domingo, salía a recoger la madera necesaria para su trabajo. La seleccionaba con precisión y de una sola ojeada sabía para qué podría ser utilizada. La quería vieja y fuerte.

Madera de las raíces

de árboles centenarios.

A veces,

buscaba durante horas

sin encontrar nada.

Un día frío de invierno

el maestro encontró

un trozo de madera estupendo.

Pesado, seco y muy viejo.

-Pensó-, de aquí

tallaré mi mejor muñeca.”

De aquella madera

el maestro talló una muñeca

realmente hermosa.

Era tan bella

que no quiso venderla”.

 

El viejo Sergei hizo la muñeca y quedo tan impresionado con el resultado, que no quiso venderla, se la quedo para él. La muñeca había quedado realmente hermosa.

Así es como deberían ser todos nuestros trabajos. De tan alta calidad que nos de pena venderlos, pq eso querrá decir que están hechos con cariño y con buenos materiales.

El cuento también decía que el viejo carpintero:

“Abrazó la madera

como si fuera un bebé”.

¿Percibes el cariño que sentía Serguei por el trozo de madera?

¿Y el cariño que sentiría por todos sus materiales y herramientas?

Porque del trozo de madera que acababa de recoger ya sentía un cariño impresionante, le dieron ganas de abrazarlo y lo trataba como a un bebe, con mucho cuidado y delicadeza. ¿Te imaginas cuanto cariño sentiría por otros materiales y sus herramientas que llevarían años con él?

Y tu ¿Cómo tratas tus herramientas y los materiales?

¿Lo haces con delicadeza, con cariño y con ternura?

Para que podamos tratarlos así primero debemos sentir afecto, sentimientos por ellos.

Y para sentir afecto y sentimientos por ellos primero debemos adquirirlos, tenerlos en nuestras manos y utilizarlos.

Cuando comprobamos que son imprescindibles para nosotros y que no nos pueden faltar a la hora de elaborar cualquier proyecto entonces es cuando empezamos a tener sentimientos y esos sentimientos hacen que tratemos nuestros materiales y herramientas con delicadeza y ternura.

A continuación, te voy a poner algunos ejemplos de cuando nos pasa justo lo contrario, cuando compramos una herramienta o material que desde el mismo día que lo compramos no lo podemos ni ver.

¿A ver si te suena esta situación? Estas en el pasillo de un bazar asiático, en la sección de manualidades. Ves una herramienta aparentemente de scrap, a un precio de risa, lo compras porque es la ganga de tu vida y cuando llegas a casa, la pruebas con toda tu ilusión y te das cuenta de que la ganga no es tanta ganga y de que has gastado 5 euros para nada.

Cuando estas en el bazar piensas: “Los voy a usar un montón”.

Un montón que solo lo has utilizado una vez.

¿Te imaginas a un electricista profesional comprando sus herramientas o materiales en esta clase de comercio?

Si quieres que tus proyectos sean de calidad, tus herramientas y los materiales que utilizas tienen que ser de calidad.

Cuando hablo de este tema siempre me viene a la memoria mi padre, él compraba mucho en este estilo de tiendas.

Recuerdo un día que teníamos que desmontar un cajón del mueble que llevaba varios tornillos, así es que mi padre fue a un bazar asiático y compro un kit con varios destornilladores.

– Quite un tornillo, más o menos bien…

– Intente quitar el segundo. Aquello parecía misión imposible.

– Y con el tercero tuve que cambiar de destornillador.

Los tornillos estaban impolutos pero los destornilladores se veían comidos, estaban todo “picados” en las puntas, el mango despegado, para tirarlos a la basura.

O las llaves inglesas. Cuantas veces me he dejado los nudillos apretando o aflojando una tuerca, porque la rosca ha cedido.

Otra anécdota que recuerdo tiene que ver con un martillo. Tenía que poner un clavo en la pared para colgar un cuadro, empecé a clavarlo y me quedé con el mango en las manos porque la cabeza había salido volando. Y aterrizo en una baldosa que rompió.

Estas situaciones puede que nos hagan sonreír, pero de seguro un electricista profesional, o un fontanero o un carpintero nunca acudirá a este estilo de tiendas para adquirir sus herramientas o materiales.

Y ¿Por qué no? Primero, porque se trabaja a disgusto, segundo, porque a la larga sale caro y tercero, porque los acabados no son para nada profesionales.

De igual modo una scrapera tampoco deberia acudir a este estilo de tiendas si quiere que sus trabajos sean de buena calidad.

En uno de los talleres que hicimos hace unas semanas, una alumna nos comentaba que había tenido una mala experiencia con la cinta de doble cara. La había comprado en un bazar asiático para hacer unos álbumes de fotos para unas amigas. También hizo un álbum para ella y se había dado cuenta de que se estaba despegando. Y lo contaba angustiada y con vergüenza. Porque se imaginaba la cara de sus amigas.

Imagina que te pasa con un artículo que has creado y lo has vendido. Al cabo de unos meses te viene la clienta y te dice que se le está desmontando el álbum. La cinta de doble cara se está despegando, y encima ya ha pegado todas las fotos, pues vaya marrón. A ver ahora como lo arreglas.

Esa clienta se va a quedar muy decepcionada con tu forma de trabajar y posiblemente no te vuelva a comprar.

No vale la pena adquirir materiales o máquinas de baja calidad, porque si sumamos todo lo que hemos gastado en materiales baratos y malos, nos damos cuenta de que al final nos hemos gastado mucho dinero y que no nos sirven para nada porque ahora no los utilizamos.

Muchos materiales vienen de china, tanto los que se venden en los bazares como los que vienen de marcas prestigiosas. Y es verdad, pero en china, como en cualquier otro país hay diferentes calidades en sus productos.

Asegúrate que lo que compras sea de calidad, que los papeles o cartulinas sean libres de ácido, porque así no estropearan las fotos con el paso del tiempo.

A veces compramos herramientas de mala calidad y luego no los utilizamos nunca porque nos frustramos.

Estas herramientas dan más trabajo del que te quitan. Y deben ser justo para lo contrario, para facilitarte la elaboración de tu proyecto.

Tienes que adquirir herramientas que te apetezca utilizar porque así no te costara nada cogerla para usarla.

A veces solo utilizamos la máquina el día de la compra y ya está.

Entonces nos enfadamos porque nos damos cuenta de que lo barato en este caso nos ha salido muy caro, es dinero tirado directamente a la basura.

El viejo Sergei Abrazó la madera, como si fuera un bebé.

¡Como cuidaba sus materiales y seguramente también sus herramientas!

¿Qué sentimientos podía tener el viejo maestro en ese momento?

 

¿Qué sentimientos has tenido tu cuando has tenido entre tus brazos un pack de papeles?

¿Los miras con admiración?

¿Vas pasando cada papel con ternura?

¿te dan ganas de abrazarlos, de apretarlos contra tu pecho?

¿Sientes ilusión?

¿Te vienen un montón de ideas a la cabeza?

De seguro, con esos papeles hiciste algunos proyectos espectaculares.

 

O piensa en tu herramienta preferida.

¿Qué sentiste cuando la tuviste en tus manos?

¿Y cuando la utilizaste por primera vez?

¿Verdad que te encanta utilizarla?

Seguramente en casi todos los proyectos que haces incluyes esa herramienta.

 

Pues esa es la idea, que tengas a tu alrededor, materiales y herramientas que te promuevan sentimientos, que tengas ganas de abrazarlos, de enseñarlos, que te motiven a crear. Y cuantos más tengas mejor.

A nuestras herramientas y materiales, debemos abrazarlos, darles mimos, tratarlos con ternura.

Y ¿cómo los podemos abrazar? ¿o mimar? ¿o tratarlos con ternura? Si son objetos.

Del abrazo del viejo Sergei al trozo de madera, también aprendemos que, aunque compremos herramientas o materiales de muy buena calidad debemos cuidarlos y hacerles el mantenimiento adecuado.

Por ejemplo, la cuchilla de la cizalla se va desgastando con el paso de los cortes, claro si no la cambiamos nunca a la larga rasgara el papel, o no lo cortara bien.

O las tintas, tarde o temprano se acaban, pues como no compremos otra, no va a entintar bien.

O los esténcils, nos encanta utilizarlos con gesso, o con sprais, bueno pues si no los limpiamos bien ¿Qué ocurrirá? Que a la larga no lo podremos utilizar.

O los sellos, ya puede ser el mejor sello del mundo, como no le hagamos un buen mantenimiento, se estropeará.

La idea es que nuestros materiales y herramientas nos duren el mayor tiempo posible, y que así podamos hacer proyectos de alta calidad siempre y no solo al principio.

 

EN RESUMEN

¿Qué te ha parecido esta sugerencia?

¿Te sientes identificada con el viejo Serguei?

¿Estas tratando con cariño tus materiales y herramientas?

 

Hemos analizado 3 puntos imprescindibles para que nuestras obras de arte sean de auténtica calidad.

¿Los recuerdas?

En el anterior programa vimos los 2 primeros puntos:

El 1º Modelar. Modela a personas que hacen proyectos excelentes para que tus proyectos sean excelentes.

El 2º Empatía. Cuando vendes un producto, tu tienes que estar muy contenta y tu cliente también.

Y en este programa hemos analizado:

El 3º utilizar materiales y herramientas de calidad para que tus proyectos sean de calidad.

 

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Scrap, Sí Quiero te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Moisés Cuello Medina (Scrap, Sí Quiero) como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Scrap, Sí Quiero) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa.
  • El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@scrapsiquiero.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://scrapsiquiero.com/, así como consultar mi política de privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros (tipo analytics) para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí >> Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies